ES UNA TRUMP-A!

ENGLISH VERSION HERE

Escrito por J.N.

Making America great again. Liv Likart

Aprovechando la celebración de “su victoria electoral”, nuestro presidente ha anunciado en una “rueda de prensa” que ha tenido lugar de forma integral en la plataforma virtual Twitter nuevas y necesarias medidas para el país.

Tras una breve introducción, compuesta principalmente de ingeniosos y elocuentes insultos dedicados tanto a simpatizantes como a detractores, la afilada inteligencia de Potus ha dictaminado aplicar nuevas normas para garantizar que América continúe siendo “grande”:

Abolición de la xenofobia

El presidente ha declarado la nación libre de racismo. Por tanto, cualquier acusación de xenofobia referida a un ciudadano será considerada delito de terrorismo.

Recuperación de la denominación americana

El presidente ha exigido al resto de “pueblos” vecinos el cese inmediato de la marca América.

“Solo existe una América”- dijo el presidente en un Tweet- “Y todo aquel que se atribuya ese nombre se expone a represalias militares.”

Así, el resto del continente se verá abocado a buscar un nuevo nombre, para no incurrir en plagio ni robo de identidad.

El día del Orgullo Gay

En Estados Unidos somos iguales y, por ello, el día del Orgullo Gay dejará de celebrar nuestras diferencias y será sustituido por el día del Orgullo Americano.

Canadá

Mr. Trump, de forma magnánima, se ha mostrado dispuesto a ofrecer al país vecino Canadá, el estatus de Estado, suponiendo así la 51ª estrella de la bandera, siempre y cuando repudien el francés y renuncien a su uso.

La familia

En su clásica defensa de los valores familiares, atacó a sus predecesores en el cargo por casi provocar su extinción ejerciendo la política de la negación.

Mediante este breve preámbulo, el líder del país de la libertad presentaba una medida por la cual se extraditará masivamente a todos los trabajadores inmigrantes a sus países de origen.

Covid-19

Finalmente, y siendo, si cabe, la medida más aplaudida, Donald ha prohibido bajo pena de muerte la entrada en cualquier territorio americano a la Covid-19.

Como último apunte, el presidente quiso desmentir que la medicación no testada que ha estado recibiendo para combatir el SARS-CoV-2 haya sido el detonante del cambio de su ya célebre tono de piel anaranjado a “rojo intenso”, así como la semejanza en sus rasgos con los de una calavera.